Artículos

ADOLECENTES EN  BUSQUEDA DE SIGNIFICADO


Cada persona que transita por el camino de la vida, va moldeando constantemente su actitud de respuesta a los eventos vividos. Algunos de estos son únicos y no se vuelven a repetir, así como lugares en los que tampoco se volverá a estar. Otros eventos se repiten constantemente, sin darles su debida atención. Al llegar al final del camino, los recuerdos de lo vivido, no son lo suficientemente claros, como para tener la firme certeza de haber recorrido el camino completo.

Hubo curvas y rectas en las que se descanso para reponer fuerzas, a lo mejor se acudió a la reflexión para verificar si el camino era el correcto.
En ocasiones el clima confundió el paso, nublo el camino, contamino el aire, el calor debilitó, la lluvia impidió continuar con la misma velocidad, o se experimentó el temor o la alegría, o tal vez se decidió a descansar mientras la adversidad pasaba.


En todo este caminar, hay algo que sin importar las clases sociales, culturas, creencias, etc. los seres humanos tenemos en común, que es la necesidad de amar y ser amados, de desarrollar la creatividad ante nuestras limitaciones, de compadecernos de nosotros mismos y de los demás, de entender lo que necesitamos para continuar caminando, aprender a elegir la alegría en vez de la desesperación, para evitar el vacío existencial y dejarnos de odiar a nosotros mismos. Desarrollar la fe y arriesgarse a solucionar problemas para crear nuevos caminos que lleven a un futuro mejor, en vez de estar aniquilados en el pasado, culpando a nuestros padres y a la sociedad por no querer conocer nuestras capacidades y preferimos vivir limitados, renunciamos a seguir avanzando por el camino de la conciencia de la vida.


A veces caminando  en crisis con los padres, hermanos, autoridades, otras deseando pertenecer a grupos de amigos, o anhelando el amor, sintiéndonos rechazados, abandonados, incomprendidos  en completa soledad. Anhelando que el camino se concluya, cuando apenas contamos con 14 o 18 años. Época en que sentimos que hemos vivido demasiado, y nos sentimos inexpertos e inseguros para desarrollar una identidad.


Pensamos que nuestra seguridad esta fuera de nosotros mismos, buscamos ser aceptados por los demás, dejamos al olvido nuestras ilusiones, gustos, deseos y sentimientos para satisfacer las expectativas que esperan de nosotros los demás. No sabemos que estamos dejando de existir para nosotros mismos. ¿Como saber quienes somos? ¿Donde encontrar ese  “yo”?, ¿Como identificar que “soy yo”?. Me visto diferente, me pinto el pelo, uso peinados diferentes, como decirle al mundo que me quiero diferenciar, que no quiero ser como mi familia? Que no quiero que me limiten mas de lo que ya estoy limitado yo mismo? Quiero conocer de todo pero no se por donde empezar, quiero vivir pero me siento sin fuerzas, fumo, bebo, grito, me enojo, golpeo, y no encuentro mi camino. Mi inseguridad aumenta, en casa esas personas que en alguna época me amaban, ahora siento que me odian, no me comprenden, me regañan constantemente, me observan, andan tras de mí, me preguntan todo, me intimidan, me irritan, dudan de mi comportamiento, con todo esto no puedo estudiar, no tengo cabeza para pasar mis materias. Quiero irme lejos donde pueda yo encontrarme conmigo, conocerme, quien soy, antes sabía quien era, pero ahora, el futuro me da temor, tengo ilusiones pero mi familia las critica y me devalúa.


Siento que estoy corriendo, por el camino de la vida y no se como detenerme, se viene una curva, es de noche y me da miedo. Decido dejar de correr, camino despacio es de noche, estoy temblando, nunca antes había estado aquí,  hay muy poca luz. Abro lo mas que puedo los ojos no quiero dejarme engañar por las sombras. Estoy solo en esto, y eso me asusta. Mi corazón empieza a latir muy rápido, quiero detenerme pero me da miedo. Camino mas despacio, voy en silencio, de repente parece que alguien me habla, volteo y nadie esta cerca. Me detengo, ya no puedo mas, siento mi cuerpo como si estuviera muriendo,  me doy cuenta que la voz sale de mi interior, me pregunta ¿Quién eres? El que simplemente camina, el que dirige como camina, o el que sabe a donde va?


¡El que simplemente camina!, - contesto de inmediato.


Solo he seguido el camino, - me digo a mi mismo – no se me había ocurrido que yo podía dirigir como caminar. Bueno he corrido, he caminado rápido y despacio inclusive me he detenido, he descubierto  que también soy el que dirige como debo caminar. Pero y a donde voy? No se, debo saberlo, debo saber a donde llegar. A donde voy?

Quiero llegar a ser ingeniero, no mejor cantante, o casarme y tener hijos,  o…., quiero que me quieran que me acepten, ¡quiero ser yo!

Grito lo más fuerte que puedo, ¡QUIERO SER YO! Ese grito me da fuerza para continuar el camino, me doy cuenta que  la noche esta terminando, el camino se ve despejado, ¡ya termino la curva! Ahora estoy caminando sobre una recta, me acabo de dar cuenta que solucione un obstáculo, no me quede refugiado en el miedo, mi camino es recto, entre a una curva sin saber a donde iba, pero ahora que he descubierto que puedo dirigir mi camino, como lo camino y a donde  voy, me doy cuenta de quien soy y quien siento que soy.


Mi voz interior me enseñó a tener confianza en mí,  no estoy solo, estoy conmigo mismo. Aprendí a ser responsable, eso me hace valer ante mis ojos y pensar que soy una persona con derechos, porque se solucionar problemas y obstáculos. He desarrollado la habilidad de escucharme, de reflexionar y por lo tanto puedo disfrutar del proceso de la vida, porque  mi vida tiene un significado, y mi caminar ahora es en plena consciencia.


En este momento puedo acercarme a mis padres y hermanos y decirles que los quiero, y aunque soy parte de la familia, mi identidad esta diferenciada de ellos. Soy un ser humano que sabe lo que quiere y como lograrlo, ya que he caminado bajo la  obscuridad de la noche, trayendo a la luz mi valor y voluntad que me acompañaran en mi caminar por la vida.

    Autor: Psic. Angeles Licona M.

Subir

 

 

Adolescentes en búsqueda de significado | La vida de Carl Gustav Jung | La obra de Jung | Biografía de James Hillman | La realidad psíquica de James Hillman | Fantasías amorosas y parejas divinas | Cerebro izquierdo y cerebro derecho | Pan, Dios-Cabra | Pan, Dios-Cabra Segunda Parte | Como tratar los sentimientos del niño | El milagro de la cuerda | Anorexia Precoz | Los hijos de madres solteras | La herencia familiar | Las reglas familiares | El desarrollo cognoscitivo de la adolescencia | Historias de Amor-Profesor-Estudiante| Sexo y Amor | Las ideas psicológicas| Historias de Amor-Sacrificio | Historias de Amor-Poder | Historias de Amor-Policiaca | Historias de Amor-Pornográfica | Sobre el amor | Historias de Amor-Terror | Historias de Amor-Historias de Ciencia Ficción | Destino y Mito| Historias de Amor-Colección| Historias de Arte| Historias de Casa y Hogar| Historias de Juego| Historias de Recuperación| Historia Religiosa| Historia Viajera| Autoridad en Fuga| La Carta que Falta| La Incertidumbre del Amor no Correspondido| Historias de Amor-Historia de Coser y Tejer| Historia del Jardín| Los Celos y la Envidia| Inflación del Yo y la Buena Conciencia| La Vida del Espíritu en las Mujeres| Lilith| El Creador y su Sombra| Arquetipos de Desarrollo
Inicio | Presentación | Terapia | Cursos | Artículos | Imágenes | Comentarios
NOVEDADES
spacio  
CURSO INTELIGENCIA EMOCIONAL
Actualización: Febrero 2, 2015 © Derechos Reservados Diseñado por Violeta Varela V